La policía de Hong Kong dispara por primera vez a un manifestante en las protestas contra Pekín.

Las protestas prodemocráticas en Hong Kong, que arrancaron hace cuatro meses, han registrado este martes una nueva escalada de la tensión después de que la policía disparara e hiriera por primera vez a uno de los manifestantes, según fuentes policiales. Las movilizaciones en el territorio autónomo de China se han producido horas después de que en Pekín se llevara a cabo un gran desfile para conmemorar los 70 años del régimen comunista chino, una celebración que en la antigua colonia británica es vista por muchos como un día de “duelo nacional”.

Horas antes, desde la puerta de Tiananmen, como hace siete décadas hiciera Mao Zedong, el presidente Xi Jinping presidía un gigantesco desfile militar para conmemorar el 70º aniversario de la fundación de la República Popular.  “Nada puede hacer tambalear los cimientos de nuestra gran nación. Nada puede detener a la nación ni al pueblo chino en su progreso”, sostenía Xi en un mensaje en el que enfatizó su visión de rejuvenecimiento y unidad del país bajo el mandato del partido. El presidente chino envió un mensaje a Hong Kong: subrayó que China “mantendrá la estabilidad y la prosperidad duraderas de Hong Kong y Macao”.

Tras los violentos enfrentamientos del domingo, las autoridades de Hong Kong han estado en alerta desde primera hora del día para evitar que los manifestantes perturben las celebraciones oficiales, con registros a los transeúntes y una decena de estaciones de metro cerradas. El lunes pasado las fuerzas policiales reprimieron las protestas previas al día nacional de China.

Los activistas prodemocracia, movilizados desde junio, quieren aprovechar el aniversario para manifestar de nuevo su resentimiento hacia el régimen de Pekín. Los manifestantes denuncian la pérdida de libertades en este territorio chino y la violación, según ellos, del principio de “un país, dos sistemas” que se acordó en el momento de la retrocesión a China del territorio en 1997. A falta de dirigentes claramente identificados, las protestas se organizan a través de las redes sociales.

A pesar de la prohibición de manifestarse de las autoridades y de las advertencias a la población para evitar “reuniones ilegales”, los manifestantes se han reunido en Causeway Bay. Este barrio comercial se ha convertido en escenario de enfrentamientos entre la policía antidisturbios y pequeños grupos de manifestantes radicales. Frente a los numerosos centros comerciales y tiendas cerradas, los manifestantes gritaban: “Apoyemos a Hong Kong, luchemos por la libertad”.

“Tres meses más tarde, nuestras cinco reivindicaciones siguen sin ser satisfechas. Tenemos que seguir nuestro combate”, ha dicho un manifestante con el rostro cubierto. También se han registrado manifestaciones más reducidas en el barrio de Wanchai y frente al consulado británico, así como en las zonas de Sha Tin y Tsuen Wan.

Desde junio, Hong Kong vive su peor crisis política desde la devolución del territorio a China, en 1997, con acciones casi diarias y enfrentamientos violentos entre radicales y policías.

Artículos Similares

Top